Probablemente ya lo habéis adivinado: en efecto, somos comunistas – en el sentido de Marx, Engels y Lenin, no necesariamente del 'Bloque Oriental' que se hundió nada glorioso hace algún tiempo porque no podía resistir a la amenaza militar de sus enemigos superiores. En efecto, preferimos una propiedad razonablemente repartida a ninguna propiedad (que es el destino actual de la vasta mayoría de toda la gente – el tener un poco de dinero para sus necesidades cotidianas más unos juguetes, recuerdos e incluso libros es algo diferente de propiedad). Propiedad ofrece independencia, dignidad y libertad (incluso una cierta libertad de pensamiento); por eso Marx, Engels y Lenin abogaron por (y intentaron de crear) propiedad colectiva en lugar de ninguna propiedad para la mayor parte de nosotros y propiedad privada para una diminuta cantidad de algunos 'pocos felices' (más salarios pasables para los servidores, heraldos y asesinos de estos 'pocos felices').
Pero como quiera que sea deseable o no la distribución de los bienes terrestres: hay que haber bastante de esos para cada individuo, incluyendo materias primas de todo tipo, natura e incluso espacio. (Carencia de bienes y espacio resultan inevitablemente en pérdida de libertad y bienestar, incluido capacidad mental e intelectual.) Por tanto, el desafío actual más eminente no es el sistema de producción y distribución de bienes, pero el control de natalidad. O más precisamente: habiendo omitido el control de natalidad por lo menos hace cuatro generaciones con el resultado presente de esta omisión, una omisión no causada por 'tontería humana', pero por la necesidad de mantener la competencia entre toda la gente sin propiedad y así previniendo éxitos de huelgas.

Respecto a ese asunto, haced clic aquí,

si queréis conocer más a fondo nuestros pensamientos sobre esto.
No hay reconciliación entre el objetivo de bienestar humano general y religión. Evidentemente todos los medios de comunicación son perjudiciales a la mente humana, ya que son puestos en circulación por o al favor de los grandes propietarios y sus servidores poderosos, sabemos esto muy bien; pero la religión es también inevitablemente perjudicial tanto para la mente humana cuanto para el bienestar general, ya que aféctalo en una fase temprana y por eso gozó siempre del favor de los que están en el poder, quienes nunca quieren perder sus ventajas hereditarias en favor de los que carecen de éstas, respectivamente tienen que trabajar, pagar y morir para ellos.

Si queréis conocer nuestros pensamientos sobre este asunto más en detalle, haced clic aquí.

Somos activos desde hace más de cuarenta años; no hemos cambiado nunca nuestro programa, y sobrevivimos persecuciones y denigración bastante serias. Provenimos del así llamado 'movimiento estudiantil' (aunque entretanto no contenemos más de 10 por ciento de supervivientes personales de éste entre nuestros miembros activos), y podemos decir que, por lo menos en Alemania, al contrario de los así llamados 'grupos K' , nosotros somos los únicos supervivientes que han superado la prueba del tiempo. Sufriendo del quebranto del Bloque Oriental tanto como cada otro amigo genuino de la libertad y verdad ('izquierdistas', una palabra bastante superficial, pero de modo legítimo basado en la distribución parlamentaria de los asientos de la Francia del 1789), podríamos encontrar una oportunidad más amplia en el presente, ya que el monoimperialismo se quita su máscara del sonreír irónicamente, volviendo más abiertamente que nunca a la pauperización universal, hilotización, tortura (p.ej. en Abu Ghraib o Guantánamo, no solamente en dependencias marginales 'gorila' como antes), y no por último la humillación y persecución sexual (etiquetando las relaciones sexuales las más normales entre adolescentes como 'pedofilia' y persiguiendo adolescentes y adultos igualmente, y esto ya no es todo, el arte, la estampa y toda comunicación de masa seria son afectados, un khomeinismo secular proveniente de los EE.UU. está volviendo a arrastrar la superficie de la tierra, envenenando cada y toda actividad o sentimiento sexual satisfactorios). Eso no fue siempre así. A quien quiere saber más le recomendamos el libro de Kerstin Steinbach: ‘Hubo una vez un tiempo mejor... (1965 - 1975), El mundo de Europa hundido ante los muros de la cárcel de Franco’
Las ilusiones sobre las intenciones 'amables' de Tío Sam se están derrumbando paso a paso, es verdad – pero el fatalismo está subiendo simétricamente, y las ideologías, p.ej. convertirse en un esclavo jornada completa y renunciador a favor del 'medio ambiente' en lugar de consumar de manera satisfactoria todas las cosas agradables y caras reduciendo el número de posibles consumidores globalmente, son tantas. Resistir a la ideología individualmente es imposible;

por eso, ¡intentad de asociaros con nosotros!

resistir a la violencia imperialista ('legislación', etc.) también y aún más; de hecho, es difícil, pero por medio de una contra-organización vuestra oportunidad mejora.

Por eso, ¡intentad de encontrarnos, intentad de asociaros con nosotros!

Desgraciadamente, hay sólo un – más o menos – amplio libro de nosotros disponible en inglés acerca del asunto; podría transportar alguna impresión autentica a vuestra mente, y es barato.
Podéis pedirlo y pagarlo; por favor, enteradnos, si el servicio de correos ha cumplido sus deberes, y llegó en vuestro buzón: Bernhard Schilli: Who is the ‘Ruling Class’?